Reinventa tu belleza: 5 beneficios que obtendrás al modificar tu rutina para el cuidado de la piel

Desde las primeras horas en la mañana, hasta altas horas en la noche, entre fines de semana y aventuras, nuestra piel no es para nada rutinaria. Por eso, quedar atrapadas en los mismos hábitos de cuidado puede hacer que nuestra belleza natural pase de radiante, a opaca y aburrida.


¡Trata cada día como si fuera único! Ya sea que estés cambiando tu rutina actual, o si bien nunca has tenido una, estos 5 consejos te demostrarán los beneficios de romper tu hábitos  para el cuidado de la piel.

1) No a la rutina de tu madre

Tómate un momento para pensar cómo iniciaste tu rutina actual para cuidar tu piel. ¿Has investigado y preparado cuidadosamente un plan para las mañanas y las noches teniendo en cuenta tus necesidades?¿Usas productos diseñados para nutrir o sobrecargas tus poros con toxinas y agresivas sustancias químicas? Muchos gurús de belleza siguen una rutina simplemente por costumbre. Tal vez, es la misma que hemos tenido desde la preparatoria o se trata de una técnica que tomamos de una revista hace mucho tiempo atrás en la que revelaban "los secretos de las celebridades para el cuidado de su piel".


No importa cuál sea el origen, seguir siempre la misma rutina solo porque es lo que hemos estado haciendo, no nos deja lugar para adaptarnos y evolucionar junto a las cambiantes necesidades de nuestra piel. Cada etapa de la vida requiere un cuidado especial. El envejecimiento y las fluctuaciones hormonales tienen un impacto significativo en nuestro cutis. Dependiendo de diversos factores, nuestro rostro se puede volver más graso o más seco. Una única rutina no siempre nos ayudará a que nuestra piel rejuvenezca como esperaríamos.

2) Conoce tu piel

Reinventar tu rutina diaria es una excelente oportunidad para conocer tu tipo de piel. Al igual que el sostén adecuado, la mayoría de las mujeres pasan toda su vida sin conocer realmente cuáles son sus necesidades dermatológicas. Las categorías “graso, seco y normal" pueden ser engañosas. Es muy probable que tu piel esté en algún punto intermedio, lo que quiere decir que tu rutina de belleza debe estar enfocada especialmente en las áreas que necesitan nutrición adicional. 


Los principales esteticistas coinciden en que factores relacionados con el estilo de vida, como las horas de sueño, los viajes, la dieta, la exposición al sol, entre otros, tienen un gran impacto en las necesidades de la piel. Estos elementos afectan las hormonas, la producción de grasa y los niveles de estrés, lo que, a su vez, determina el perfil dermatológico de tu piel.


Tomate el tiempo para evaluar tu tipo de piel y ajusta tu rutina para atender sus necesidades.


Por ejemplo, si tu piel se siente grasa luego del lavado, es probable que no estés exfoliando tus poros lo suficiente. Esto ocurre a menudo en pieles sensibles que pueden ser propensas al enrojecimiento y las manchas. Una rutina de cuidado para la piel integral y de alta calidad, alivia y relaja las zonas con problemas, mientras revitaliza las células muertas y restaura la elasticidad de tu piel.


Si tu piel tiende a ser más seca, la hidratación adicional te permitirá lograr una luminosidad esencial para tu belleza natural. Las personas que viajan con frecuencia o que suelen tener una vida más nocturna, suelen ser más propensas a tener una piel opaca y ojeras debajo de sus ojos.


Utiliza agua de rosas refrescante, ingredientes botánicos ricos en péptidos y vitamina E hidratante para dejar las bolsas de tus ojos en el aeropuerto. Las mascarillas son un complemento perfecto para cualquier rutina de cuidado de la piel, sobre todo si se trata de un cutis con signos de cansancio luego de mucho viajar. Disfruta de un día de spa casero desde la comodidad de tu hotel o en tu habitación, a cualquier hora, y en cualquier lugar del mundo.

3) Mantente fresca

Sería muy aburrido hacer todos los días lo mismo, ¿no?. ¡Eso mismo le ocurre a tu piel!


Una piel sana necesita variedad. Si no ves una mejora con tu rutina actual, no tienes porqué conformarte con una belleza aceptable. El estrés, la suciedad ambiental y otros factores pueden hacer que tu piel reaccione de formas diferentes con el tiempo. Esto quiere decir que, ciertos productos que has probado y que en su momento han funcionado, pueden dejar de ser efectivos.


La mejor forma de combatir la piel estancada es cambiar los hábitos. Planifica con anticipación una rutina semanal flexible en lugar de una rutina rígida para la mañana y la noche. Si sabes que los lunes necesitarás una dosis mayor de cafeína, incorpora hidratación adicional a tu piel durante la primera mitad de la semana. Luego, cambia para combatir potenciales brotes a mitad de semana. Esto controlará la piel propensa al acné, al mismo tiempo que mantendrá las zonas más desgastadas frescas y renovadas.

4) Explora y experimenta con nuevos productos de belleza

Si te encantan los cosméticos saludables para la piel y el glamour de la belleza natural, la tentación de explorar nuevos productos solo está a una mascarilla de distancia. Con una rutina de cuidado para la piel flexible, ¡no tienes razones para no intentarlo!


No te encasilles, ni encasilles a tu piel, en los mismos sueros, lociones y tratamientos de siempre. Probar diferentes productos es genial para revitalizar tu rutina. ¡Te alentamos a jugar con tu maquillaje y salir en busca de cosméticos cruelty-free! Si no estás segura de cómo podría reaccionar tu piel, comienza con una muestra de prueba. Modificar tu rutina de cuidado para la piel es la oportunidad perfecta para incorporar bienestar a tu actividad semanal.

5) Sofisticación por temporada

Nuestra piel no solo cambia a medida que envejecemos. Con cada cambio de estación necesitamos hábitos de cuidado nuevos y únicos. Una rutina de belleza es el complemento perfecto a nuestro look de temporada.


En invierno, concéntrate en la hidratación. Algunos de los mejores ingredientes naturales para el cuidado de la piel en un clima frío son: el aloe por sus propiedades revitalizantes, el extracto de biocelulosa para la iluminación y las células madre de manzana suiza para desafíar la edad y otorgar una piel firme y radiante que capture el resplandor del sol en cualquier época del año.


Cuando comienza a aumentar la temperatura, nuestro hermoso rostro es más propenso a los brotes y la sensibilidad provocada por los alérgenos comunes. Este es el momento de limpiar y desintoxicar con ingredientes que calmen y relajen como el pepino, el extracto de té verde o las granadas, ricas en antioxidantes.


Incorporar la esencia de la estación a tu rutina diaria mantendrá tu piel fresca y renovada.