Qué es una mascarilla para labios y por qué deberías usarla

Existen muchas tendencias de belleza. Algunas de ellas, son solo un intento para lograr que pruebes un nuevo producto. Sin embargo, otras se basan en razones concretas. Tal es el caso de las mascarillas para labios, una tendencia que deberías incorporar a tu rutina de cuidado.

¿Qué es una mascarilla para labios?

Una mascarilla para labios es una mascarilla de gel que se utiliza en la zona de los labios durante un período determinado de tiempo. Algunas de estas mascarillas están diseñadas para usarse durante la noche, mientras que otras están pensadas para un período más corto, podríamos decir alrededor de quince minutos.


Si bien no es una mascarilla en el verdadero sentido de la palabra, el término ha comenzado a utilizarse para hacer referencia a cualquier producto que dejas actuar en tu piel por un determinado tiempo. El objetivo de una mascarilla labial es hidratar tus labios para que también puedan lucir más rellenos y seductores. Funcionan de manera similar a un bálsamo labial, pero son más fáciles de aplicar, más intensivas y duran más.

¿Cómo comenzó esta tendencia?

Al igual que las mascarillas faciales, las mascarillas para labios comenzaron a usarse en Asia, específicamente en Corea. Durante muchos años, las marcas de belleza de ese país incursionaron en el mercado estadounidense y fueron descubiertas por Kim Kardashian y otras celebridades que publicaron en Instagram sus fotos con mascarillas para labios. Y así comenzó la tendencia.


Al ser relativamente económicas (generalmente alrededor de 5 dólares cada una), las mascarillas para labios rápidamente ganaron popularidad y las compañías estadounidenses de cosméticos y productos para el cuidado de la piel comenzaron a producir una amplia variedad con diferentes ingredientes. Pero no todas estas mascarillas para labios son realmente buenas. Al momento de elegir, asegúrate de escoger una que contenga colágeno o biocelulosa para obtener mejores resultados.


Son muchas las personas que ya están descubriendo los beneficios de esta tendencia, que no muestra signos de desaparecer en el corto plazo.

¿Cuáles son los beneficios?

Usar una mascarilla para labios es esencialmente lo mismo que usar un bálsamo labial, solo que su aplicación es diferente. Además, las mascarillas para labios están diseñadas para durar más tiempo. En climas fríos, es posible que necesites aplicar tu bálsamo labial con regularidad, cada una hora. Sin embargo, la mayoría de las mascarillas para labios están diseñadas para que las utilices dos o tres veces a la semana. Si tus labios son particularmente secos o vives en un clima frío y seco, es posible que debas usarla con más frecuencia. Algunas personas han descubierto que las mascarillas para labios funcionan en condiciones en las que el bálsamo labial normal simplemente no puede cumplir con las exigencias. A su vez, las mascarillas pueden resultar más económicas que aplicar un bálsamo continuamente.


Al igual que las mascarillas faciales, las mascarillas para labios pueden ser relajantes y transmitir una sensación de sofisticación. Además, no tendrás que preocuparte si olvidas tu bálsamo labial.


Las mascarillas labiales evitan que los labios se resequen y partan, especialmente durante el invierno. También ayudan a que tus labios se vean más voluminosos de forma inmediata y más natural que con un delineador para labios. Además, pueden ayudar a reducir los signos de envejecimiento causados por el afinamiento de la piel.

¿Cómo utilizo una mascarilla para labios?

Las mascarillas para labios son muy fáciles de usar. Solo necesitas abrir el paquete y aplicar el parche de gel sobre tus labios. Entiéndelo contra y alrededor de tus labios para ajustarlo a su forma.


Utilízalo durante el tiempo recomendado por la marca o el fabricante. Si es posible recuéstate, así evitarás que la mascarilla se deslice. Luego de quitártela, masajea el exceso de suero o gel e incorpóralo a tu piel. No debes enjuagarte. Las mascarillas para labios no son reutilizables y una vez usadas, debes desecharlas. Aunque parezca que queda mucho gel en ellas, resiste a la tentación de volver a usarlas ya que estarán contaminadas con gérmenes.



Algunas personas recomiendan exfoliar los labios antes de utilizar una mascarilla, ya sea usando un exfoliante labial o, si no tienes uno, un paño húmedo. Esto elimina la piel muerta y mejora la absorción de la mascarilla. Pero recuerda que tus labios deben estar secos antes de aplicarla, si no es posible que no se adhiera.


Antes de comprar una mascarilla para labios verifica los ingredientes para detectar cualquier cosa a la que seas alérgica. Si usas una mascarilla y experimentas enrojecimiento o irritación, quítatela de inmediato y busca atención médica; es probable que seas alérgica a algo sin saberlo.


Si tienes la piel de los labios lastimada o irritada, no debes usar una mascarilla. Algunas mascarillas para labios son sólidas y te impiden respirar por la boca; así que considera no usarlas si tienes la nariz tapada. Generalmente, es mejor buscar mascarillas con una hendidura, para que puedan cubrir mejor la zona de tus labios.


Cuando usas una mascarilla labial es recomendable que no comas ni bebas, ya que es posible que tus labios no puedan sostenerla. Por la misma razón, tampoco deberías hablar cuando estés usando una mascarilla labial.


Una vez que te hayas quitado la mascarilla, puedes aplicar lápiz labial inmediatamente. Aunque a veces puede teñirse, la mascarilla para labios no deja ningún tipo de residuo de color.


Otro beneficio es que son sencillas de usar y puedes aplicarla durante un viaje, ya que no requieren agua ni acceso al baño.


Asegúrate de que la mascarilla para labios elegida no contenga ingredientes que te hayan causado problemas en el pasado. Elige una mascarilla con una hendidura para que puedas respirar por la boca y cubrir mejor tus labios.


Inmediatamente podrás ver cómo tus labios ganan volumen, pero la hidratación puede tomar algunos días o incluso algunas aplicaciones, sobre todo si tus labios están especialmente secos. Pero una vez que logres los resultados, estos pueden durar varios días.


Si tienes los labios secos y resquebrajados, agrega una mascarilla para labios a tu rutina de belleza como una forma sencilla de evitar llevar el bálsamo labial a todas partes. Las mascarillas para labios son efectivas, convenientes y brindan una hidratación duradera a los labios, lo que ayuda a curar y prevenir los cortes. Son fáciles de aplicar y deben formar parte de una rutina de belleza que incluya exfoliantes labiales y, por supuesto, tu color de labios favorito.